Clasificación de Riesgo » Metodologías

Empresas No Financieras

I. INTRODUCCION

A continuación se describe los criterios y procedimientos que Class & Asociados S.A. Clasificadora de Riesgo, utiliza en el proceso de clasificación de riesgo de instrumentos de oferta pública de empresas no financieras (bonos, papeles comerciales, etc.), así como para acciones representativas del capital social.


II. PROCEDIMIENTO DE CLASIFICACION DE RIESGO

La clasificación de los bonos y acciones de empresas no financieras consta de seis etapas:

1. Análisis de la información
2. Análisis de la solvencia del emisor
3. Análisis de la rentabilidad del emisor
4. Análisis de la liquidez del bono / acción
5. Análisis del contrato de emisión
6. Clasificación final.

1. Análisis de la información

El proceso de análisis comienza por verificar si el emisor presenta información representativa y válida. Se trata de determinar, a juicio de Class & Asociados S.A. Clasificadora de Riesgo, si los estados financieros y otros antecedentes complementarios, son suficientes para inferir razonablemente la situación financiera de la empresa y evaluar el riesgo asociado a sus títulos de oferta pública.

Como criterio general, se considera que la información de un emisor no es válida y representativa, si contiene antecedentes falsos que pueden inducir a conclusiones erróneas respecto de una clasificación.

Tampoco la es, si la sociedad hubiere experimentado cambios significativos en su giro, en los procesos productivos, en la composición de sus activos, o se hubiesen producido otras circunstancias que, habiendo afectado la rentabilidad, son probables que no se repitan, y sus estados financieros no pueden ser uniformados para incorporar los efectos correspondientes.

En caso de fusiones, por ejemplo, se entiende que existe información válida y representativa, si la relativa a las sociedades objeto de la fusión tiene las características señaladas. Cuando se trate de la escisión de una compañía, la información de la sociedad escindida se entiende válida y representativa para clasificar los títulos de las sociedades producto de la escisión, sólo si tiene dichas características y fuese razonablemente separable para los años considerados.

2. Análisis de la solvencia del emisor

Esta etapa del análisis tiene por objeto estudiar la solvencia de la empresa, es decir, su capacidad para hacer frente a sus compromisos. El proceso en cuestión considera una diversidad de elementos cuantitativos y cualitativos que, en conjunto, llevan a establecer una calificación.

Los factores que en general se analizan son:

a) Riesgo de la industria o del sector económico que se relaciona con la empresa;
b) Características de la administración y de la propiedad;
c) Situación financiera;
d) Posición de la empresa en su industria;
e) Perspectivas y proyecciones


a) El riesgo de la industria

El riesgo de una industria corresponde a la variabilidad de la rentabilidad o de los retornos que perciben cada uno de los participantes o competidores dentro de ella, debido al efecto que genera un cambio en alguno de los factores que son relevantes y críticos para su evolución.

Para su evaluación se analizan en detalle los diversos factores y elementos propios de la o las industrias en las que se desenvuelve la actividad de la empresa y que tienen incidencia sobre los resultados. Mientras más estable sea la rentabilidad de una industria ante cambios en las variables relevantes de su entorno, más predecibles serán sus resultados y, por consiguiente, menor será el riesgo asociado.

Para los efectos de determinar el grado de riesgo de una industria, se consideran los siguientes factores: barreras de entrada, barreras de salida, rivalidad entre competidores, poder de los consumidores, y sensibilidad de la industria.

b) Administración y propiedad

Se evalúan los administradores con relación a su influencia en la gestión y la solvencia de la empresa. Se postula que, en general, mientras más coherente sea la forma de administrar, mayor la capacidad de pago del emisor. De la misma manera se analiza el esquema de propiedad y las características de los propietarios, cuyo compromiso con el fortalecimiento de la empresa es esencial para su estabilidad en el largo plazo.

De esta manera, la administración del emisor es evaluada en los aspectos siguientes: características de los principales ejecutivos, políticas de organización, políticas de planificación e inversión, control interno de las áreas críticas de la empresa, determinación de los centros de decisión, y sistemas de comunicación interno.

Por otro lado, entre los aspectos que se toman en consideración en el análisis de las características de los propietarios, están entre otros: dispersión de la propiedad, influencia en la toma de decisiones, transacciones con accionistas o empresas relacionadas, información general sobre los miembros del directorio.

c) Situación financiera

Se estudia la capacidad de los activos para generar recursos que le permitan hacer frente a sus compromisos financieros, así como también, diversos elementos o indicadores adicionales, con el objeto de pronosticar la generación de flujos en los siguientes doce meses y/o durante el período de vida del instrumento bajo análisis.

Comprende el análisis de la capacidad de generación de los activos y en particular su estabilidad; de la estructura y características de sus pasivos, específicamente, de sus gastos financieros; y el de otros indicadores de la posición financiera de la empresa. Ello considera básicamente los siguientes aspectos:

      1. Cobertura de intereses: cuociente entre el flujo de utilidades que se espera generen los activos del emisor y los gastos financieros, ambos estimados para el período de los próximos doce meses.
      2. Estabilidad de la rentabilidad de activos: coeficiente de variación de la rentabilidad histórica medida con relación a los activos y su tendencia.
      3. Indicadores adicionales de la situación financiera : calce de plazos, liquidez, rentabilidad, calce de flujos, endeudamiento, calce de monedas, contratos a futuro, incidencia de resultados extraordinarios, contingencias y compromisos, acceso al crédito).

d) Posición de la empresa en su industria

El riesgo de una empresa está fuertemente influido por sus fortalezas y debilidades internas, que condicionan su capacidad para crear y alcanzar una posición competitiva sostenible en el tiempo. En este sentido, su posición competitiva depende en buena medida de las ventajas y desventajas que posea, en comparación con su competencia.

Para los efectos de facilitar la evaluación, los factores que se consideran claves se agrupan en las siguientes áreas críticas de resultados: gestión, comercialización, producción, y finanzas.

La clasificación de la posición de la empresa requiere de la adecuada ponderación de factores esencialmente cualitativos, y por consiguiente, la calificación puede responder a una situación equilibrada en cada una de las áreas, pero también a situaciones extremas en alguno de los factores en cuestión.

e) Perspectivas y proyecciones

Se estima la posición de la empresa en el mediano plazo. Se trata de especificar amenazas y oportunidades, así como establecer fortalezas y debilidades para, sobre la base de todas ellas y de las características de la industria, proyectar la generación de flujos en el escenario que se considere como más probable y determinar su sensibilidad ante escenarios posibles, pero con menor probabilidad de ocurrencia.

El análisis de las perspectivas comprende básicamente:

  1. La descripción del entorno de la empresa y la determinación de las principales variables que pueden afectarla.
  2. Las proyecciones de la capacidad de generación de flujos y capacidad de pago.
  3. El análisis de sensibilidad que considera el efecto de distintos eventos desfavorables para el emisor.

Class & Asociados S.A. Clasificadora de Riesgo analiza el posible comportamiento futuro de la empresa, proyectando flujos y gastos financieros para un período de hasta cinco años. En general, se consideran poco confiables las proyecciones a plazos superiores.

La proyección se realiza para el escenario sea de mayor probabilidad de ocurrencia, efectuando una sensibilidad al mismo en función a posibles cambios en diversas variables proyectadas.

La clasificación de solvencia corresponde, en esencia, a una ponderación subjetiva de los factores arriba señalados y, en consecuencia, no es posible establecer un criterio general único que permita ponderarlos para llegar a una cierta clasificación.

Como norma general, sin embargo, puede señalarse que, para acceder a una cierta categoría, a mayor riesgo industria se exige una mayor fortaleza financiera. Asimismo, problemas de administración o de propiedad, o una posición más débil en la industria en la que la empresa desenvuelve su quehacer, llevan aparejadas categorías de clasificación de mayor riesgo.

3. Análisis de la rentabilidad del emisor

El análisis comprende el estudio relativo a la estabilidad de los resultados anuales del emisor. En lo específico, se determina la varianza de la rentabilidad operacional sobre activos operacionales, así como el comportamiento histórico de los resultados operativos medidos sobre los activos totales y la rentabilidad patrimonial.

La conjunción de estos elementos, permite emitir una opinión acerca de la predictibilidad de los resultados del emisor. Se considera positivo que la volatilidad de los resultados haya sido baja y que los resultados futuros sean altamente predecibles.

4. Análisis de la liquidez del bono / accion

El análisis de la liquidez del bono o acción considera la presencia bursátil, la dispersión de la propiedad (para la acción), la rotación o montos transados y la profundidad de los mercados en los que se transa.

Sobre la base de la información dada por los elementos anteriores, Class & Asociados S.A. Clasificadora de Riesgo determinará si la liquidez del bono o acción es adecuada o si existe riesgo de pérdida por iliquidez.

5. Análisis del Contrato de emisión

En esta etapa del proceso de clasificación de riesgo, utilizada para el caso de bonos, comienza el análisis de las características propias de la emisión o instrumento, es decir, del contrato de emisión. Para estos efectos, se evalúan por un lado los resguardos del instrumento y por otro las garantías. 

Resguardos
Se entiende por resguardos del instrumento aquellas cláusulas del contrato de emisión, en las que el emisor se compromete a mantener algunos de sus indicadores financieros dentro de ciertos márgenes, o someter sus operaciones a ciertas restricciones, o también a cumplir determinadas condiciones en su negocio, tendientes a evitar efectos negativos para los tenedores de los títulos.

Con excepción de las cláusulas relacionadas con la obligatoriedad de entregar información y, a los casos en que la sociedad emisora sufra una transformación, estableciéndose que la entidad resultante se haga solidariamente responsable con los compromisos de la emisión, Class & Asociados S.A. Clasificadora de Riesgo no impone la existencia de resguardos como requisito indispensable.

Garantías del instrumento
Las garantías de un instrumento son todas las precauciones, reales y/o personales, que se estipulan en el contrato de emisión y que tiene por objeto proteger el pago de las obligaciones del instrumento.

La emisión de un instrumento de deuda puede contar con garantías como una segunda fuente de pago, a la que los tenedores están en condiciones de acceder en la eventualidad que el emisor tenga dificultades para hacer frente a la obligación. Cuando los instrumentos cuenten con garantías calificadas como suficientes, la emisión puede acceder a una mejor clasificación. Para calificar las garantías como suficientes, deben asegurar el pago total del capital e intereses de la emisión dentro de los plazos pactados.

6. Clasificación final

Una vez obtenida la clasificación de la capacidad de pago del emisor y evaluados los resguardos y las garantías de la emisión, la determinación de la clasificación final del instrumento, comprende una ponderación de estos elementos.

El criterio que utiliza Class & Asociados S.A. Clasificadora de Riesgo, es que la base de la clasificación del instrumento está dada por la clasificación de solvencia del emisor. En consecuencia, sólo en casos excepcionales las garantías y resguardos producen cambios no marginales en la clasificación de la capacidad de pago.

En otras palabras, si los resguardos de un instrumento se consideran inadecuados o fueren considerados insuficientes, la clasificación final puede ser inferior a la de solvencia y, sólo en casos extremos, como por ejemplo, cuando la garantía es independiente del emisor, la clasificación final podrá apartarse sensiblemente de la clasificación de la capacidad de pago de éste.

En el caso de acciones, se considera eventualmente otros elementos que puedan influir en el valor del título, como son: la política de dividendos, relación precio/utilidad, así como frecuencia de negociación.

REGRESAR A METODOLOGÍAS

Inscrita en el Registro Público de Valores e Intermediarios CONASEV No 06-950003
© Class & Asociados S.A. Clasificadora de Riesgo (Lima, Perú)
Condiciones de Uso