Clasificación de Riesgo » Metodologías

Empresas Bancarias y Financieras

I. INTRODUCCION

A continuación se describen los criterios y procedimientos que Class & Asociados S.A. Clasificadora de Riesgo, utiliza en el proceso de clasificación de riesgo de instrumentos de oferta pública de instituciones financieras (bonos de arrendamiento financiero, bonos subordinados, depósitos a plazo, pagares avalados, etc.), así como para sus acciones representativas del capital social. La metodología aplicable a la asignación de categoría de riesgo institucional de fortaleza financiera es similar, debiéndose considerar en ese caso, la simbología que corresponde.

II. PROCEDIMIENTO DE CLASIFICACION DE RIESGO

La clasificación de los bonos, títulos de deuda, acciones, y fortaleza financiera de instituciones financieras, consta de cinco etapas:

1. Análisis de la información.
2. Análisis de la solvencia.
3. Análisis de la liquidez de la empresa y/o instrumento.
4. Análisis del contrato de emisión .
5. Clasificación final.
 

1.  Análisis de la información

El proceso de análisis comienza por verificar si el emisor presenta información representativa y válida. Se trata de determinar, a juicio de Class & Asociados S.A. Clasificadora de Riesgo, si los estados financieros y otros antecedentes complementarios, son suficientes para inferir razonablemente la situación financiera de la institución y evaluar el riesgo asociado a sus títulos de oferta pública.

Como criterio general, se considera que la información de un emisor no es válida y representativa, si contiene antecedentes falsos que pueden inducir a conclusiones erróneas respecto de una clasificación.

Tampoco la es, si la institución hubiere experimentado cambios significativos en la composición de sus activos o pasivos, o se hubiesen producido otras circunstancias que, habiendo afectado la rentabilidad, son probables que no se repitan, y sus estados financieros no pueden ser uniformados para incorporar los efectos correspondientes.

En caso de fusiones, por ejemplo, se entiende que existe información válida y representativa, si la relativa a las instituciones objeto de la fusión tiene las características señaladas. Cuando se trate de la división de una institución financiera, la información de la institución dividida se entiende válida y representativa para clasificar los títulos de las sociedades producto de la división, sólo si tiene dichas características y fuese razonablemente separable para los años considerados.

2.  Análisis de la Solvencia

En el análisis global de la situación de una institución financiera, lo esencial es la determinación de su solvencia, esto es, su capacidad para responder por su pasivo exigible y otras obligaciones y responsabilidades. Esta capacidad debe ser analizada en relación con la ocurrencia de diversos fenómenos que pueden influir sobre los resultados económicos de la institución. En este sentido, la solvencia implica necesariamente efectuar juicios con respecto al futuro.

Diversos son los factores que afectan la solvencia o fortaleza financiera de una entidad. La combinación de estos factores recoge las variables claves en la solvencia de una entidad y determina su capacidad para responder por sus obligaciones ante eventuales pérdidas.

Estos factores se agrupan en los siguientes grupos de indicadores:

a. Adecuación de capital
b. Estabilidad financiera
c. Políticas de administración crediticia
d. Administración y propiedad
e. Posición y trayectoria en el sistema
f. Proyecciones

a. Adecuación de capital

En la metodología de Class & Asociados S.A. Clasificadora de Riesgo ningún indicador o índice por sí sólo es determinante de la clasificación final de una entidad. En este contexto, si bien la evaluación de la adecuación del capital parte de una base común como es el concepto de patrimonio económico, la metodología considera el análisis de un conjunto de indicadores que permiten identificar características de la entidad.

Como medida de solvencia o fortaleza financiera, el indicador de Endeudamiento Económico (qué porcentaje del pasivo exigible tiene un respaldo según el patrimonio económico), está libre de alteraciones ante cambios en los criterios de contabilización que no tienen contrapartida real.

La Tolerancia a Pérdidas, otro de los ratios utilizados, es un indicador ajustado de la relación patrimonio a activos. Indica qué porcentaje de sus activos depurados, o del valor económico de sus activos, puede perder una entidad financiera manteniendo su solvencia. Mientras mayor sea el indicador, mayor es la capacidad de la empresa para soportar pérdidas y responder por sus obligaciones.

Un último indicador considerado en la metodología de Class & Asociados S.A. Clasificadora de Riesgo, corresponde al Indice de Basilea. Este relaciona un concepto de patrimonio económico y los activos corregidos por el tipo de riesgo genérico, según lo establecido en la legislación nacional, y definido como "endeudamiento normativo".

En resumen, la evaluación de la adecuación de capital se realizará sobre la base de las señales que entreguen los indicadores de Tolerancia a Pérdidas, Endeudamiento Contable, Compromiso del Capital e Indice de Basilea, de acuerdo con la interpretación que, en definitiva, el Comité de Clasificación realice sobre ellos como conjunto, en función de las características de cada entidad en particular.

b. Estabilidad financiera

La evaluación de la estabilidad financiera tiene por objeto determinar la exposición de la entidad a riesgos asociados a baja rentabilidad, ineficiencias de operación, inadecuada administración de políticas de calce y de liquidez o a los efectos de marcadas fluctuaciones en estas variables. Por tal razón, su análisis se realiza a partir la medición de indicadores de:

i)  Rentabilidad
ii) Eficiencia operacional
iii) Riesgo de iliquidez
iv) Riesgo cambiario

i) Rentabilidad

La metodología de Class & Asociados S.A. Clasificadora de Riesgo considera la medición de diferentes indicadores, destacando como los principales: la rentabilidad sobre los activos depurados (RAD) y la rentabilidad sobre el capital.

Rentabilidad sobre los activos depurados
La medición del RAD se realiza a partir del Margen Operacional Neto, definiendo este como ingresos operativos menos gastos operativos, menos el gasto estimado en provisiones mínimas para cubrir las variaciones en las colocaciones, incluyéndose la corrección monetaria que pudiera presentarse.
El concepto de Margen Operacional Neto refleja el potencial de variación del Patrimonio Económico o, más precisamente, su componente más estable, así como propio del giro del negocio.

Rentabilidad sobre el capital
La medición de la rentabilidad sobre el capital se realiza sobre los resultados netos obtenidos por la empresa, en un cálculo que no reviste mayor depuración. Este índice, complementa al anterior, dando una señal respecto de cómo se benefician los propietarios de la entidad y cuál es la estabilidad de los beneficios asociados a su inversión.
En el análisis de rentabilidad de Class & Asociados S.A. Clasificadora de Riesgo, los indicadores utilizados no se refieren sólo a un período determinado. Más allá del valor puntual que esos indicadores muestran en un momento, se evalúa su estabilidad y la tendencia de los mismos a través del tiempo.

ii) Eficiencia Operacional

En el análisis de Class & Asociados S.A. Clasificadora de Riesgo, el concepto de eficiencia utilizado se refiere al uso de recursos en la generación de determinadas operaciones y resultados.

Para estos efectos, se utilizan diversos indicadores que relacionan partidas del estado de resultados(utilidad operacional, utilidad neta), del balance (total de activos, activos productivos, colocaciones, depósitos) y de niveles de operación (numero de empleados, número de sucursales, colocaciones, depósitos) con:

- gastos de apoyo
- gastos de personal
- gastos de administración
- número de empleados
- número de sucursales

iii) Riesgo de iliquidez

La liquidez de una empresa se refiere a la relación que, en un momento determinado, existe entre sus recursos líquidos y las obligaciones que le son exigibles en ese momento. El riesgo de iliquidez se refiere a la posibilidad de que la empresa no pueda cumplir cabalmente sus exigibilidades como consecuencia de una falta de recursos líquidos.

Las mediciones de riesgo de iliquidez que se consideran de mayor importancia evalúan la necesidad de renovación de pasivos de exigibilidad inmediata, dados los vencimientos de activos y pasivos pertinentes, como proporción tanto de los mismos pasivos como del patrimonio. Para estos efectos, se considera como de maduración inmediata toda operación con plazo residual inferior a 30 días.

El análisis global de la liquidez se hace con especial énfasis en la liquidez básica, complementándose, con los resultados de la evaluación de la liquidez de corto plazo y de la liquidez de mediano plazo.

iv) Riesgo cambiario

El riesgo cambiario se relaciona con las pérdidas que una institución puede experimentar como consecuencia de fluctuaciones en el tipo de cambio. En forma análoga al riesgo relativo a cambios en las tasas de interés, estas pérdidas surgen por la existencia de descalces no cubiertos entre activos y pasivos denominados en distintas monedas.

Este riesgo tiene la agravante, con relación a otros riesgos financieros que implican variaciones en el valor económico de activos y pasivos, de que las variaciones cambiarias pueden ser significativas y darse en forma totalmente inesperada.

El riesgo cambiario se considerará dentro de rangos normales si ante variaciones significativas, no esperadas del tipo de cambio, el efecto sobre el patrimonio económico y el endeudamiento de la entidad no compromete la posición financiera de la entidad.

c. Políticas de administración crediticias

Por la naturaleza de la actividad crediticia, las políticas de administración de créditos asumen un rol crucial en el proceso de clasificación de riesgo, toda vez que definen la probabilidad de pérdida del principal activo de las instituciones financieras: su cartera de créditos.

A continuación se presentan los principales aspectos que se consideran al evaluar las características de las políticas crediticias como parte del proceso de clasificación de riesgo.

  1. Factores objetivos: pérdidas históricas y exigencia de provisiones, política de garantías, concentración crediticia, cumplimiento de las regulaciones,
  2. Factores subjetivos: proceso de otorgamiento del crédito, procedimiento de seguimiento del deudor, procedimientos de cobranza a deudores en incumplimiento, estructuración de procedimientos (manuales, actualizaciones, incentivos), controles previstos en procedimientos,

La metodología para evaluar las políticas crediticias no contiene una fórmula que pondere mecánicamente cada factor analizado, para así llegar a una opinión final "objetiva".

d. Administración y propiedad

Los factores hasta aquí considerados señalan parte importante de los aspectos más relevantes de la gestión de una entidad financiera. Sin embargo, un elemento clave en términos de sus proyecciones y de la confiabilidad de la información, es el referido a la calidad moral y profesional de su administración y sus propietarios. Se consideran, en general, los siguientes factores:

i. Preparación profesional y experiencia en el negocio financiero de los directores y principales ejecutivos.
ii. Montos, condiciones y calidad de las operaciones con entes vinculados a su propiedad o gestión.
iii. Actitud de la administración con relación al fiscalizador y a las normas.
iv. Solvencia del grupo propietario o grupos propietarios.

Como resultado de este análisis se considerarán las características de la administración y propiedad como favorables si no se puede inferir que, como consecuencia de ellas, pueda producirse un deterioro en la fortaleza financiera de la empresa.

e. Posición y trayectoria de la empresa en el sistema

La metodología incluye en el análisis un examen de la posición de la empresa en el sistema financiero. Aspectos tales como su historia, la evolución de sus operaciones, su participación de mercado y otros de similar índole, permiten identificar la importancia relativa que el mercado asigna a la entidad. Al mismo tiempo, posibilitan estimar su sensibilidad ante las fluctuaciones de la industria como un todo o ante situaciones de competencia agresiva.

Cada evaluación es precedida siempre de un análisis comparativo y detallado de todo el sistema financiero, tanto de empresas bancarias, como de empresas financieras, estableciendo en cada caso, el grado de participación en sus respectivos mercados, su desempeño en el tiempo, así como, la posición relativa del emisor a clasificar. Esta evaluación se efectúa en todo el detalle analítico establecido en la plantilla de análisis cuantitativo preparada para cada entidad, incluyendo la determinación de ranking o posicionamiento de todas las empresas del sistema, en cuanto a las cuentas del activo y del pasivo, así como de los diferentes niveles que establecen sus resultados financieros y el desempeño de las cuentas patrimoniales.

f. Proyecciones

Evaluar el riesgo de una empresa emisora de valores requiere necesariamente efectuar juicios con respecto al futuro. En este sentido, se debe enfatizar que realizar proyecciones de instituciones bancarias, es más el fruto de la experiencia y conocimiento del analista, que el resultado de la aplicación de una técnica de general aceptación.

Para efectuar las proyecciones de una institución en particular, existen diferentes caminos. Class & Asociados S.A. Clasificadora de Riesgo hace una apreciación conjunta sobre la probable evolución del sistema financiero como un todo y la situación de la institución en particular, según sus características específicas.

3. Análisis de la liquidez de la empresa y/o instrumento

El análisis de la liquidez del instrumento considera la presencia bursátil, la dispersión de la propiedad (para el caso de acciones), la rotación o montos transados y la profundidad de los mercados en los que se transa.

Sobre la base de la información dada por los elementos anteriores, Class & Asociados S.A. Clasificadora de Riesgo determinará si la liquidez del bono o acción es adecuada, si existe riesgo de pérdida por iliquidez si es el caso, o si se da el caso de carencia de liquidez del instrumento (ausencia de negociación).

4. Análisis del contrato de emisión

Existen múltiples características especiales que pueden afectar a un instrumento, destacándose las garantías y los resguardos, normalmente asociados a emisiones de bonos. Entre ellas, se pueden señalar las siguientes:

i. Garantías o seguros estatales o de terceros.
ii. Tratamientos preferenciales en caso de declaración de convenio o liquidación.
iii. Cauciones especiales, como fianzas, prendas e hipotecas.
iii. Condiciones contractuales especiales que obligan al emisor a determinadas políticas de administración y a mantener ciertos indicadores financieros dentro de determinados rangos.

Las protecciones especiales que otorgue un determinado instrumento pueden mejorar su clasificación con relación a la del emisor, en la medida en que se juzgue que efectivamente se produce un incremento en la probabilidad de ser pagado en las condiciones pactadas. Sin embargo, el criterio general de Class & Asociados S.A. Clasificadora de Riesgo es que la capacidad de pago del emisor es lo relevante y que sólo en casos excepcionales es pertinente considerar fuentes complementarias.

En el caso de los bonos subordinados, Class & Asociados S.A. Clasificadora de Riesgo normalmente asigna una clasificación inferior a la de la solvencia del emisor, en atención a su condición de deuda con menor prioridad en caso de liquidación.

5. Clasificacion final

Una vez obtenida la clasificación de la capacidad de pago del emisor y evaluados los resguardos y las garantías de la emisión, la determinación de la clasificación final del instrumento, comprende una ponderación de estos elementos.

El criterio que utiliza Class & Asociados S.A. Clasificadora de Riesgo, es que la base de la clasificación del instrumento está dada por la clasificación de solvencia del emisor. En consecuencia, sólo en casos excepcionales las garantías y resguardos producen cambios no marginales en la clasificación de la capacidad de pago.

En el caso de acciones, se considera eventualmente otros elementos que puedan influir en el valor del título, como son: la política de dividendos, la relación precio/utilidad, el prestigio histórico de la empresa comprobado por la calidad de su operación, así como, la frecuencia de negociación de los títulos en el mercado bursátil.

La clasificación final de una entidad no es el resultado de un proceso automatizado de ponderaciones sobre determinados indicadores, sino que recoge la opinión que respecto a la capacidad de pago de un emisor tienen los analistas responsables y, en última instancia, el Comité de Clasificación, que es el responsable de asignar una clasificación final


Inscrita en el Registro Público de Valores e Intermediarios CONASEV No 06-950003
© Class & Asociados S.A. Clasificadora de Riesgo (Lima, Perú)
Condiciones de Uso